Camisetas terroríficas para corazones intrépidos

Se me acurruca con coquetería en la espalda. Intenta seducirme, me acaricia en la nuca con sus dedos fríos, me ofrece la palma de su mano para que pueda descansar mi cabeza, agotada, sobre ella.
Inicio de pagina